Por los buenos

Leía esta mañana un fragmento suelto y libre de «El último libro», de Marcos Eymar: «Me fascinan los rostros de los que leen: son muy distintos a cuando hablan por el móvil o escuchan música mientras van al trabajo; sus rasgos se distienden, se deshacen, se iluminan; olvidados de sí mismos, adquieren el aspecto cambiante del agua». Esta es mi percepción con ciertas personas, no … Continúa leyendo Por los buenos