El sable del Atamán

Hoy el mundo es pequeño, demasiado pequeño. No queda espacio en esta aldea global, entre la red de satélites y la conexión constante de teléfonos, portátiles, tabletas, e-mails, etc., para el sueño, la aventura, el viaje, el coraje y el valor. En un mundo saturado de información, hay poco espacio para el descubrimiento, para la novedad y la sorpresa con mayúsculas —que sorpresas siempre hay, … Continúa leyendo El sable del Atamán